Por fin te has decidido a correr el riesgo e independizarte -para deleite de tu madre-. Es el momento de aprender un par de cosas sobre el tema que te hace perder la cabeza. ¿Cómo diablos me ocupo del cuidado de la ropa? ¡Buena pregunta! Y eres un maldito suertudo porque estoy a punto de explicártelo de una forma muy sencilla. ¡De nada!

Es hora de que abandones esa idea de comprar trapitos baratos y empieces a pensar en invertir a largo plazo en ropa atemporal de auténtica calidad. La mentalidad de comprar barato y tirar que tiene la sociedad, hace pensar que se ahorra una pasta, cuando en realidad, deja de lado la posibilidad de vivir en una sociedad sostenible, si se apuesta por las chapuzas. Te lo voy a decir en una palabra: ilógico.

Así que te acabas de fundir la paga en ese par de raw selvedge jeans que llevabas décadas mirando. Ahora sí que estás radiante y puedes por fin restregarle a tu madre que los viajecitos a comprar ropa en el hiper no molaban nada. Es hora de contarte un secreto que te ayudará a mantener sin ningún esfuerzo esa elegancia, a que pilles un rollito estable y poner verdes de envidia a tus amigos con estos sencillos trucos.

¿Para qué quiero tener cuidado de la ropa?

  1. Tu ropa lucirá mejor.
  2. Tú ahorrarás una pasta – ahorras más cuidando de tu armario que reemplazando la ropa una y otra vez, y con lo que te ahorras te haces una hucha para esa custom bike que tienes en mente.
  3. Tu ropa trascenderá el paso del tiempo – nunca es tarde para reordenar el desastre de prioridades que tienes en la cabeza y dar más importancia al cuidado de la ropa – no olvides que la ropa es tu cuentacuentos, tu compañera, y básicamente una extensión de ti mismo.

Entonces, ¿cómo va eso de cuidar la ropa?

  1. Dale la vuelta a la ropa antes de la colada para evitar los pérdidas de color.
  2. Pon a remojo tus prendas más oscuras previamente para evitar que el desteñido destroce otras más claras.
  3. Evita las perchas de alambre porque pueden deformar permanentemente tu ropa creando pliegues que son muy difíciles de eliminar. Invierte en perchas de madera. ¡No te arrepentirás!
  4. Cuida especialmente el algodón. Tenerlo a remojo en exceso puede dar lugar a daños permanentes – la única manera de evitar la perdida de color y controlar el encogimiento es lavar las prendas de algodón puro en agua fría. A mayor temperatura, más riesgo de desteñido y encogimiento. Evita el secado al sol directo.
  5. Comprueba siempre las etiquetas porque las recomendaciones generales varían de prenda a prenda.
  6. Demora lavar tus raw jeans mientras sea posible, preferiblemente en un barreño de agua porque es más delicado y conserva el desgaste natural.
  7. Guarda tus jeans siempre colgados.

Buena suerte menswear lover y recuerda que tienes que invertir en tu ropa para que tu ropa pueda invertir en ti.

[product_categories_grid product_categories_selection="manual" ids="251, 141, 281"]