Oh denim, el objeto de tus sueños, tu gran filia; la joya de tu armario. Los denimheads saben exactamente de lo que estoy hablando. Como con los niños y las mascotas, queremos simplemente lo mejor para nuestros queridos raws y hacemos todo lo posible para tenerlos contentos y en condiciones óptimas. Hay muchos mitos sobre denim circulando en nuestro entorno y estamos aquí para desmontar algunos de los más populares mitos sobre denim. Es muy fácil leer consejos sobre denim, y como denimhead impaciente que eres, quieres probarlos inmediatamente y compartir tu experiencia y tus jeans con todo el mundo.

A los denimheads experimentados entre nosotros, no creo que les sorprenda lo que voy a decirte. Sin embargo, la creciente nueva generación de denimheads en desarrollo están a punto de cometer los mismos errores que hemos cometido, debido a consejos desinformados y de mala calidad de ciertos influencers; mitos sobre denim que hemos escuchado repetidas veces para impresionarnos y ganarnos como consumidores, cuando, de hecho, todo lo que hacen es hacernos retroceder muchos pasos en nuestro camino para lograr increíbles compañeros de viaje. Es hora de machacar los trucos inútiles.

No tienes que congelar tus jeans

Un asunto extraño en el mejor de casos, pero, generalmente, los asuntos más extraños merecen la pena. Pero, confía en mi, este no lo hará. Estás poniendo todas tus esperanzas en la premisa de que las bajas temperaturas podrán eliminar olores indeseables en tu ropa, ya que estas eliminan las bacterias que producen el olor. Esta idea ha sido difundida por una cantidad innumerable de revistas de moda y supuestos expertos en denim online.

Ahora, incluso el rey de los jeans recomienda congelar tus jeans entre las bolsas de patatas y guisantes congelados y no es difícil leer sus palabras como sagradas, porque, después de todo, ellos son la empresa que personifica el denim estadounidense, pero, espero que me escuches, por favor. El congelador no matará, y repito, no matará las bacterias que causan los embarazosos olores, en realidad, los mantienen inactivos hasta que se templan. Y después, esos pequeños bastardos que pensabas que se habían ido para siempre, están de vuelta donde no los quieres. Después de la descongelación, estas bacterias se regenerarán. Este problema no va a desaparecer tan fácil.

Mucha gente que usa jeans tiene fe en el estilo de vida “bajo cero”, pero, te lo digo, estos tíos están equivocados. Es muy fácil pensar que lo has solucionado cuando los saques, aún inodoros y esperando descongelarse, pero, cuando se descongelen, tendrás la oportunidad de disfrutar el resurgimiento gradual del olor corporal. La solución mágica para unos jeans higiénicos no es el congelador; tu única opción es lávalos.

Lava tus jeans cuando te lo pidan

Todo amante del denim conoce la regla de los seis meses, está profundamente arraigada en su subconsciente. La creencia es que dejar tus jeans sucios y asquerosos durante seis meses asegura un excelente fade. Seis meses es solo una directriz para dar un falso sentido de seguridad a los denimheads para que piensen que saben lo que están haciendo. Se trata de conseguir el equilibrio adecuado y no tengas miedo a lavarlos cuando sepas  que lo necesitan.

Lo único que nos preocupa no es la frecuencia con que los laves, si no que los laves en algún momento, ¡por favor! Como ya hemos subrayado en artículos anteriores, aquí en Agreste somos partidarios de lavar nuestros jeans cuando empiezan a oler a humanidad (y empezar es empezar, no cuando ya apestan) y usa tu propio criterio para decidir si simplemente tratas las manchas o los lavas cuando estén sucios.

Es interesante señalar que las mandamases de la industria nos recomiendan no lavar sus jeans. Estos supuestos consejos pueden beneficiarles a ellos, pero no te beneficiarán en absoluto a ti, te lo prometo. Asegúrate cuando decidas lavarlos de usar agua fría, que ayuda a minimizar el indeseado encogimiento y mantener el acabado de denim.

Aunque no quieras hidratar en exceso tus jeans con lavados innecesarios, tampoco quieres que aparezcan los temibles crotch blowouts que aparecerán con mayor facilidad si no los lavas. Lavándolos ayudas a evitar roturas y desgarros esencialmente – está muy bien tener un desgaste marcado, pero si no lo puedes mostrar porque tus jeans están hechos harapos, ¿para qué te sirve? No permitas que la suciedad arruine tus amadas fibras.

Para bañarte en el mar, usa bañador

Es posible que te sientas como el Dios de los jeans nadando en el mar con tus jeans puestos, acariciándolos de forma seductora y restregándote compulsivamente en la arena seca, pero es hora de asumirlo, pareces un chalado. Esto supuestamente te aporta un fade increíble, pero, los sick fades no dependen del agua del mar.

Es discutible que el contenido de sal en el agua del mar da al denim un aspecto más rígido y definido, pero también lo consigues fácilmente echando sal en la bañera, ¿no? Es verdad que la abrasión de la arena acelera el proceso de decoloración, sin embargo, necesitas una gran cantidad de arena y de abrasión para notar alguna diferencia. La esencia de la belleza del raw denim es evolucionar con tu prenda viéndola cambiar sin intentar precipitar el proceso – es como querer acelerar la infancia de un niño para que pueda ir al baño solo. Disfruta el camino.

Y ya sabes, comparte este articulo para desmontar los mitos sobre denim y generar debate con esos denimheads listillos.

[product_categories_grid product_categories_selection="manual" ids="251, 141, 281"]